Y España votó de nuevo el domingo pasado

 

 

voting

Y España votó de nuevo el pasado domingo. Y de nuevo, como en diciembre 2016 volvió a ganar el partido popular, el PP, incluso con una mayoría más amplia. Un triunfo en contra de la gran mayoría de los medios de comunicación españoles, todos los de izquierdas y una parte de los conservadores , y hasta en contra también de una parte significativa de la élite económica. Los votantes conservadores han ratificado lo que ya expresaban en las encuestas sobre Rajoy y  algunas élites se negaban a reconocer y aceptar:  que la imagen de Rajoy es excelente entre los votantes del PP, mejor que la imagen de los demás líderes entre sus votantes, hecho que las élites empeñadas en defenestrar a Rajoy se negaron a aceptar.

Los españoles han demostrado que no han querido aventuras extremistas, opciones estas que han disminuido en más de un millón de votos .  Han visto que movimientos similares en otros países como Venezuela y Grecia y lo ocurrido ha advertido a la ciudadanía que la estrategia de estas formaciones populistas es ofrecer lo imposible para conquistar el poder. Y que una vez que logran estar donde querían, el pueblo, cuyo nombre manosean hasta conseguir sus objetivos, ve con impotencia cómo su posición empeora sensiblemente.

No se puede negar que la crisis sacudió severamente las economías más modestas, pero no se podía creer que en el primer tercio del siglo XXI una nación tan vigorosa como España, pujante economía de la Unión Europea, pudiera haber elegido un camino imparable hacia el comunismo o el populismo.

El populismo ha aceptado mal su derrota. El resultado de las urnas está tan lejos de sus expectativas que no pueden disimular el fracaso. Desde el domingo todo es resistencia por parte de cada uno de sus dirigentes a asumir la mínima autocrítica, han llegado a hablar de ´falta de limpieza´ en el conteo electoral, e incluso han insultado en los medios a los votantes del partido que ha ganado las elecciones. Nunca había ocurrido nada igual: que se comporten así los que venían a hablar en nombre de ´la gente´, a representar a ´las clases populares´, a ´las personas´, a´la ciudadanía´, lo que demuestra que su mensaje era falso,  que no se lo creían ni ellos mismos, y no respetan a ´la gente´. Donde han perdido más votos ha sido en aquellas ciudades donde gobiernan en los Ayuntamientos, lo cual no es de extrañar: su único cometido  ha sido cambiar los nombres de calles!. Ahora en Podemos tienen una tarea difícil para la que no han demostrado estar preparados: gestionar la normalidad política institucional y actuar conforme a las reglas de la democracia, asumiendo un papel parlamentario sin el brillo de los platós de televisión que tan a menudo frecuentan.

Los votantes de la derecha liberal española han apoyado la idea fundamental de Rajoy de que hacer política en estos años es, ante todo, hacer gestión eficaz y sacar a España de la crisis. Frente a quienes le reclamaban más política y menos economía, los ciudadanos españoles han elegido la experiencia y la veteranía, la calma y la responsabilidad y se han alejado de aventuras que pretendían y ofrecían llevar a cabo un plan desquiciado e imposible.

El Brexit o la locura populista y xenófoba

 

images
Al igual que se han manifestado los organismos principales de la UE, el pueblo británico ha manifestado su deseo de abandonar la Unión Europea, en un proceso libre y democrático. Lamento esta decisión, pero la respeto.

Pero cómo se ha llegado hasta aquí?.La democracia parlamentaria más antigua ha dado al mundo una lección en cómo no se deben hacer las cosas.  En ese proceso se ha cometido un error incomprensible y de épicas proporciones, donde los mismos dirigentes conservadores más partidarios del Brexit dieron la impresión de que se habían despertado de una noche de alcoholla mañana  después, preguntándose: “¡Dios mío! ¿Qué hemos hecho?”.

Los británicos se encuentran de repente en una crisis económica y política sin precedentes, tan gratuita como innecesaria, y de la que solo se pueden culpar ellos mismos. Michael Gove, que fue ministro de educación durante cuatro años en el gobierno de David Cameron declaró: “La gente de este país está harta de los expertos”, respondiendo a las advertencias del Banco de Inglaterra, de los jefes de los sindicatos obreros, de los principales empresarios británicos, de Barack Obama y de prácticamente toda la gente informada y pensante del mundo que se expresó en contra de votar por la salida británica de la UE. “ Escuchen a sus corazones” les dijo Gove a los votantes.

¿Por qué los londinenses, los norirlandeses y los escoceses, a excepción en el resto de Reino Unido, escucharon a los expertos, desoyeron a los populistas y votaron abrumadoramente a favor de la permanencia en Europa? Porque los londinenses viven en una de las ciudades más cosmopolitas del mundo, conviven y trabajan con extranjeros todos los días y ven no solo que aportan mucho a la ciudad en lo económico y en lo social sino que son tan humanos como ellos mismos. Respecto a los escoceses y a los norirlandeses, no se les adoctrina  desde la infancia con sentimientos xenófobos y de superioridad al resto del mundo.

Ahora que se desata en Inglaterra la rabia xenófoba, desactivado quizá algún mecanismo inhibidor de las expresiones de racismo, se ha producido, quizás demasiado tarde, una petición ciudadana ante el Parlamento británico para que el Reino Unido celebre otro referéndum sobre la permanencia en la Unión Europea y cuenta ya con más de 3 millones de personas. La petición ha colapsado la página web de la Cámara de los Comunes, debido al alto número de personas que entraron para adherirse a la propuesta. El pasado viernes, día después de la votación, la mayor búsqueda en Google en Inglaterra fue, “Que significa salir de la UE?.” Eso demuestra el conocimiento y la información con que los británicos fueron a votar.

Se les abren muchos frentes en Reino Unido, la petición de un Nuevo referéndum de permanencia en la UE, la petición de un nuevo referéndum para la independencia de Escocia, Gibraltar está pensando en permanecer por su cuenta en la UE, en Irlanda del Norte se quieren unir a la República de Irlanda….

Los ingleses deberían inmediatamente empezar a sufrir en sus propias carnes lo que significa salir de la UE: pagar en las consultas médicas y las intervenciones quirúrgicas en España, pagar aranceles de importación de los productos europeos, que la City se traslade a otra ciudad, salirse del plan universitario Erasmus, muchas, multitud de consecuencias

La política no debería ser un juego frívolo donde los vanidosos líderes demagogos alienten la noción de que la sabiduría de las masas es la máxima virtud de la democracia. Las decisiones de Estado son todas debatibles pero exigen que aquellos que las tomen posean responsabilidad cívica y conocimiento de cómo funciona el Estado y sepan de lo que hablen.

La lección que el resto del mundo debe aprender del disparate en el que han caído los ingleses, es que hay que estar más alerta que nunca al populismo barato de aquellos que pretenden llegar al poder apelando a sus prejuicios y resentimientos, como Donald Trump, Marine Le Pen, o los chavistas en Latinoamérica y en España.

El dilema español

 

debate
Ya conocemos casi todos los pronósticos que pueden publicarse antes de depositar nuestro voto en las urnas del día 26 de junio, en las segundas elecciones generales de los últimos 6 meses. Aunque a estas alturas, no se sabe cómo puede conformarse la coalición ganadora tras las elecciones y el temor a que los ciudadanos tengamos que acudir a las urnas por tercera vez en la próxima Navidad es algo más que una hipótesis.

No queda otro remedio que esperar a la noche del domingo para saber el número real de escaños de cada formación política. Pero, a tenor de lo que dicen las encuestas publicadas en los últimos días, en las que la coincidencia fundamental es que nadie va a tener mayoría absoluta, y por tanto van a ser necesarios los pactos para gobernar.  Con relación a las posiciones expresadas por los principales partidos en relación a esos pactos, no es descartable la hipótesis de una nueva situación de bloqueo donde sea imposible la investidura de un presidente del Gobierno.

Los pactos para gobernar pueden ser formados juntándose los conservadores PP, los socialdemócratas PSOE y los liberales ‘Cuidadanos’, partidos que cumplen con los requisitos democráticos, como ha ocurrido hasta ahora desde el restablecimiento democrático en España. Todos los presidentes hasta el momento, pese a sus diferencias que no eran pocas, formaban parte de la gran familia de la democracia liberal.

Quienes no encajan en ese modelo son los comunistas de ‘Unidos Podemos’. No creen en la democracia formal y representativa. No creen en la economía de mercado. No creen en la existencia de los derechos humanos como algo inherente a la naturaleza de las personas. Y ni siquiera creen en las virtudes de pertenecer a la Unión Europea.

Salvo que en pocos días cambien de opinión millones de votantes, no habrá ningún partido que se acerque a los escaños mínimos con los que formar un gobierno en solitario. El PP va a ganar, sí, pero sin mayoría necesaria y no podrá gobernar sin el concurso de otros. ‘Unidos Podemos’ tampoco logrará ningún sillón ministerial si el PSOE no le pone una escalerilla. Y no tiene pinta de que los socialistas estén deseando aupar al Gobierno a aquellos que desean acabar con ellos. Parece que el PSOE tiene la llave para decidir quién va a gobernar. Pero su decisión, sea cual sea, le pone en una situación muy difícil y coloca al país ante un dilema terrible: o populismo o extrema debilidad.

Sigo sin entender por qué es imposible una gran coalición pensada por hombres inteligentes y para un pueblo que ha demostrado buscar estabilidad y tranquilidad desde las primeras elecciones de este periodo democrático. Como ocurre por otra parte en los países de nuestro entorno, en los que deberíamos mirarnos en términos democráticos, a los del norte de Europa.

Perú no eligió populismo

images-1

A pesar del resultado tan ajustado, me alegro de que Pedro Pablo Kuczynski haya ganado las elecciones en el Perú.

Kuczynski era el favorito internacionalmente, también de los mercados, y representa el valor de la experiencia, ya que se ha dedicado a la función pública desde que alcanzó la mayoría de edad. Fue ministro de Economía, primer ministro y asesor de diferentes gobernantes durante los más de 50 años dedicados a la política.

Como contrincante ha tenido a Keiko Sofía Fujimori persiguiendo su sueño: limpiar el nombre de su padre. La hija mayor del expresidente condenado a 25 años de cárcel por corrupción y delitos de lesa humanidad, se había preparado a fondo los últimos cinco años para volver al Palacio de Pizarro, sede del Ejecutivo peruano. La hija de Fujimori es el espejo en el que se mira su padre y el reflejo que buscan los nostálgicos de un régimen autoritario que abusó de lo que Keiko proponía: mano dura, pena de muerte para los pederastas, ley seca, Fuerzas Armadas en la calle para combatir la delincuencia y la construcción de prisiones a más de cuatro mil metros de altura para que los presos no pudieran hablar ‘por celular’.

Pero Keiko también es la hija del hombre que acabó con la guerrilla terrorista de Sendero Luminoso, modernizó el país y logró que Perú enfilara la senda del crecimiento. El lado oscuro del régimen de su padre es la sombra que la persigue: Negocios con el narcotráfico, desapariciones, esterilizaciones forzadas, torturas en los sótanos de la central de Inteligencia, maletas repletas de dinero de la corrupción y hasta tráfico de armas con las FARC. El profesor de Harvard y experto en Perú Steven Leviysky, comentaba “Keiko puede ser demócrata. No lo sé pero ¿Han visto quién va con ella?,  muchos de los antiguos colaboradores del Gobierno de su padre Alberto Fujimori, que se escondieron durante la campaña para no perjudicarla. Al Perú no le convenía tener una dinastía Fujimori.

Kuczynski se ha convertido en presidente de Perú gracias a tan solo dos décimas. Con tan sólo un 17% de los votos en la primera vuelta, Kuczynski sabe que debe su triunfo al antifujimorismo, y que aunque Fujimori pierde el sillón presidencial, es la reina absoluta del Congreso. El nuevo presidente va a tener que hacer gala de su capacidad de dialogo. Pienso que el nuevo presidente lo puede hacer muy bien, desde luego tiene la experiencia. Y de cara al exterior es un alivio observar como los peruanos, aunque sea por unas décimas, no ha optado por el populismo.

¿Proteger al Islam o a la libertad?

islam2

No nos engañemos, a las víctimas de Orlando los mataron por ser gays. Porque les gustaba el sexo “equivocado” y encima tenían el descaro de no esconderse, porque se sentían libres. Así actúa el terrorismo fanático.

La homosexualidad no se adquiere después del nacimiento ni es una enfermedad mental. Algunas  culturas y religiones han tardado en aceptar la situación y algunas culturas y religiones aún no lo han aceptado. Tras el atentado de la semana pasada en el club gay de Orlando nos estamos enfrentando a un fanatismo que quiere someter al mundo.

A lo largo de la historia, el fanatismo religioso ha sido el veneno más efectivo para desatar el terror. El problema del Islam es que, mientras que hace siglos que otras religiones han olvidado las guerras santas, entre los musulmanes siguen estando presentes. Por mucho que los políticamente correctos comparen de forma equidistante a las guerras santas de hace más de cinco siglos con lo que ocurre actualmente con el fanatismo islamista. La diferencia es esa, que precisamente ocurrió hace más de cinco siglos.

Mientras tanto los oportunistas políticos como el Sr. Trump aprovechó la fatal coyuntura para atacar al gobierno actual de los EEUU mientras  urgía a mejorar la inteligencia para detector a estos radicales y a pedir la prohibición de la inmigración procedente de países musulmanes, al mismo tiempo que se negaría a prohibir la compra libre de armas, “porque la gente tiene el derecho a protegerse”, es decir la misma retórica de siempre que produce hastío. Trump condenó a la Sra. Clinton y a Obama por no utilizar las palabras, “terrorismo islámico radical”, acusándoles de debilidad. En ese punto le doy la razón, aunque quizás no era el momento más oportuno para buscar unos votos entre la sangre derramada. En España fue incluso peor: el partido populista Unidos Podemos, como están financiados por el régimen de Irán, además de Venezuela, no mencionaron en ningún momento que el autor era musulmán radical, sino que se limitaron a decir “nuestro apoyo para las víctimas de Orlando y de las dos mujeres asesinadas en 24 horas. Víctimas de la misma lacra: el heteropatriarcado”. También ellos aprovecharon para hacer campaña mientras felicitan el Ramadán a los musulmanes y se mofan de la Navidad católica. Los populistas son iguales en todas partes.

Son los propios musulmanes los que deben combatir el cáncer del yihadismo que les ha nacido dentro y son los propios estados islámicos los que deben avanzar hacia una mayor apertura del islam. Y está ocurriendo lo contrario. Después de las llamadas ‘primaveras árabes’ el resultado ha sido una radicalización de los gobiernos. En Turquía se está caminado desde una mayor apertura hacia una mayor intransigencia. Hay países como Arabia Saudí que goza del favor de Occidente por su potencial económico, mientras someten a su población a una cruel tiranía que pisotea los derechos humanos. Y en Europa, en las democracias occidentales se sigue permitiendo bajo el falso pretexto de la tolerancia, signos de sometimiento y radicalismo religioso.

El multiculturalismo está fracasando. La sociedad multiétnica y pluralista, contempla lo que está ocurriendo con impotencia y derrota porque observa el peligro real que corremos. Occidente y sus valores están en peligro porque no se está dando una respuesta adecuada al fundamentalismo islámico. Nos hemos olvidado de nuestros valores, nuestra ética y dado nuestro relativismo existencial, parece que nos están venciendo.  Las culturas occidentales han superado los estigmas del pasado, pero no estamos acertando en la lucha contra los retos actuales.

La incompatibilidad del marxismo y del nacionalismo

 

poster-depicting-karl-marx-friedrich-engels-and-lenin-unknown
 Nacionalismo y Marxismo son incompatibles.  Los nacionalistas en España  desconocen  los conceptos de la teoría política. En el siglo XIX cuando nacen los movimientos de inspiración nacionalista,  estos eran de origen burgués y conservadores, al igual que en el resto de Europa. Mientras que en el resto de Europa continuaron siendo de ese signo político, en España surgieron los partidos nacionalistas de extrema izquierda durante el siglo XX  y posteriormente se convirtieron en independentistas. Para los partidos de izquierda nacionales parecía que la idea de España se convertía en algo vergonzante y es por eso ha habido mucha tolerancia con estos partidos que se han demostrado que son inconsistentes y desleales y que no respetan la ley ni el estado de derecho. Como está ocurriendo ahora mismo en Cataluña.

Lo que la izquierda parece desconocer es que en el pensamiento de Marx y Engels la nación ocupa un lugar claramente subordinado. Según el Manifiesto Comunista, “los proletarios no tienen patria”. Esta frase ha sido citada muy a menudo para demostrar como los fundadores del socialismo científico tenían en muy poca consideración a las naciones, precisamente en un periodo histórico en que toda Europa estaba emborrachada de nacionalidades. Sus escritos es cierto que fueron fruto de contingencias políticas y a veces sólo tenían interés en polemizar, pero ambos postularon la subordinación de la nación y del Estado nacional a las leyes del progreso histórico, convencidos de que la unificación económica del mundo volvería a las naciones superfluas y anularía por tanto los conflictos nacionales.

En las obras de Marx “La Sagrada Familia” y “La ideología alemana” se manifestaba que la nación era una formación histórica y no natural, y que se debía al ascenso de la burguesía: la nación expresaba la politización de la sociedad civil burguesa que al adquirir conciencia de clase, de su propio dinamismo económico y de sus propios intereses, conquista el estado, apropiándose de sus propios aparatos legales y productivos, en detrimento de los viejos estamentos feudales y aristocráticos. En tanto que es un producto exclusivo de la burguesía, se trata de un fenómeno histórico transitorio, ligado a la evolución del sistema económico capitalista, y por tanto, está destinado a su desaparición tras la implantación del socialismo. Los proletarios no tienen motivos para ocuparse la nación ni para reconocerse en ella.

Lo implícito de la teoría marxista es que desmorona cualquier principio generalizado de autodeterminación, ya que resulta reaccionario e incluso inútil dado que no aportarían ninguna ventaja a la causa del proletariado.

Nuestro populista particular, el Sr. Iglesias de Podemos, ha dicho  ‘apoyaré los derechos de Cataluña‘ la pasada semana. Algunos días después en tv dice ‘es esto pero quizás es otra cosa;  como  aquella  célebre frase de  Groucho Marx ‘tengo estos principios pero si no le conviene tengo otros’. El Sr. Iglesias era docente en la Universidad de Teoría Política y sabe perfectamente que los nacionalismos no encajan con la extrema izquierda, por eso dice una cosa y la contraria. Hay que conseguir votos en Cataluña, claro. Aunque parece que los independentistas de izquierda ni le conocen ni lo saben, ni le conocen, y por eso son ellos en sí mismos una gran contradicción y una gran estafa.

Trump, los latinos y los estados ‘gamberros’

 

Unknown

Deseo que  Donald Trump no gane  las próximas elecciones presidenciales en los EEUU.

Tengo muchas razones para justificar tal deseo, como un editorial publicado en Pyongyang, Corea del Norte, uno de los denominados “estados canallas” se refirió a él en términos muy elogiosos, y le calificaron de sabio y visionario. El autor del texto, publicado con la aquiescencia del poder local del estado marxista-leninista, incidía en los muchos aspectos positivos de las políticas que anuncia Trump, como su deseo de retirar los soldados norteamericanos de Corea del Sur. Trump se pronunció en mayo a favor de abrir un diálogo directo con el líder norcoreano, el estrafalario dictador Kim Jong-un, quien ha pedido abiertamente el voto por el aspirante republicano. Trump ha exigido que países como Corea del Sur o Japón paguen por el despliegue de las tropas norteamericanas establecidas en esos territorios desde hace décadas bajo su idea de “América es lo primero.”

Por otra parte,  Donald Trump, cuyo lema para lanzarse a la carrera presidencial fue “Voy a construir un muro a lo largo de toda la frontera con México, y México lo va a pagar”, volvió a demostrar hace unos días su animadversión por los que hablan español. Un célebre periodista argentino freelance de la cadena mexicana de televisión Azteca TV, recibió una llamada y empezó a hablar en español. Este hecho fue suficiente para que instantes después el mismo equipo de campaña le transmitiera que ya no tenían interés en la entrevista. No ha sido este el primer incidente que protagoniza Donald Trump con un hispanohablante y con una televisión mexicana. El pasado verano, el periodista mexicano Jorge Ramos de Univisión, mantuvo un enfrentamiento con el magnate que culminó con la salida forzosa del periodista a manos de su servicio de seguridad. Durante la campaña electoral, su equipo ha ido cerrando el paso al acceso a los periodistas y medios hispanos, la mayoría de los cuales ya no reciben la acreditación correspondiente para poder informar. Dicen que Trump no tienen interés en eso medios.

Todos estos hechos están provocando una fuerte reacción entre la población hispanohablante de los EEUU: para hacer frente al Sr. Trump y evitar que gane las elecciones, más de 750.000 residentes legales en el condado de Los Ángeles (y más de dos millones en todo el estado de California) que anteriormente nunca encontraron el tiempo, el dinero o la paciencia para pasar las pruebas y rellenar los papeles que permiten naturalizarse como ciudadano estadounidense, lo están haciendo en estos momentos. Además, están los que, aun siendo ciudadanos, nunca se registraron para votar, el último de los trámites imprescindibles, ahora lo están haciendo. Cada elección la importancia del voto latino aumenta, una población de más de 27 millones que tienen la posibilidad de votar en noviembre. Los exabruptos de Trump y sus comentarios sobre la población latina, los inmigrantes y en especial contra los mexicanos, han ido alimentando la indignación y han estimulado esa decisión de los residentes con capacidad de hacerse oír: sólo en California, podría haber 3,9 millones de latinos votando. Esto representa un aumento del 22% respecto de las últimas elecciones presidenciales en 2012.

Los surcoreanos, los latinos en los EEUU están preocupados ante la más mínima posibilidad de que Trump gane las elecciones presidenciales en los EEUU. Hay muchos americanos que comparten esta preocupación que también he hecho mía.

Fatwa contra el Real Madrid

 

 

CjpCfFxW0AAGp6V
 Ser del Real Madrid se ha convertido en algo peligroso. Este no es un hecho intranscendente en algunos lugares de nuestro planeta. Aún tengo la memoria fresca del ataque que hace dos semanas sembró de muerte una peña madridista de la ciudad iraquí de Samarra, ataque que segó la vida de 16 personas, cuando un nuevo atentado ha golpeado a los seguidores del Real Madrid en Irak. En esta ocasión,  el ataque se produjo en un café de Miqdadiyah, una ciudad  que se halla a unos 80 kilómetros de Bagdad, mientras los seguidores del Real Madrid veían en la televisión la final de la Champions League, en la que los blancos lograron su undécima Copa de Europa. En el momento de los penaltis cuatro hombres armados con subfusiles de asalto irrumpieron en el lugar y abrieron fuego. “Toda la culpa de los caídos fue su pasión por el Real Madrid“, apuntó la asociación madridista de Irak, de nuevo golpeada por el terror. El Daesh ha reivindicado ambos ataques en los que la mayoría de las víctimas son adolescentes y jóvenes, con edades comprendidas entre los 13 y 20 años, que seguían el partido por televisión.

Las muestras de solidaridad del Real Madrid y la FIFA con las víctimas y sus familias no han pasado desapercibidas para clérigos radicales como el saudí Al Qhayti, miembro del Consejo de Ulemas del reino Saudí, que el día 23 emitió una fatua (edicto religioso) contra el club blanco al que acusó de alinearse con los «infieles chiíes», ala del Islam a la que pertenecen los muertos. «Quien apoya a los chiíes va contra nosotros y por lo tanto no hay que seguir sus partidos ni apoyarle», dicen los religiosos saudíes que piden a los ciudadanos saudíes con corazón blanco que cambien de equipo.

La prensa iraquí ya se hizo eco de este edicto anti madridista. El periodista Alí Dagher, explica que la diferencia más clara entre aficionados blancos y blaugranas en Irak es la edad ya que “los más jóvenes han crecido viendo al Barça ganar y se han hecho seguidores de Messi, pero los veteranos, los que conocemos algo de la historia reciente del fútbol en España, somos madridistas”. Hasta hace unos días el país estaba dividido al 50 por ciento entre Madrid y Barça, pero ahora la situación está cambiando, ahora hay más madridistas después de lo ocurrido y de las muestras de cariño del club.

El presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, ha querido tener unas palabras de homenaje para ellos diciendo que “siempre estarán en la memoria del Club”. La respuesta del Real Madrid fue inmediata y cálida y ha impactado a los iraquíes, acostumbrados a que sus muertos apenas tengan ya espacio en los medios internacionales: «Los aficionados iraquíes han agradecido enormemente el comportamiento del club, incluso muchos que eran del Barça se están cambiado de colores. No nos devolverá a los fallecidos, pero al menos sabemos que se acuerdan y que nuestras vidas significan algo”, ha afirmado Hassan Nashat, responsable de la web ‘Iraqi Football’, la más importante en Irak  sobre fútbol desde 2001.

Este hecho es una muestra de solidaridad de un club que ha hecho del señorío su lema histórico. Pero es una muestra también de la situación terrible de Irak ante la ocupación del Daesh de gran parte de su territorio, cuyo objetivo con estos ataques ha sido golpear de nuevo a la población chií para ahondar en la incurable herida sectaria que sufre el país, situación de la que Arabia Saudí no es inocente.

Estas líneas son un pequeñisimo homenaje a los iraquíes, que llevan décadas de sufrimiento interminable.