Educación en México

Maestros-1024x700

Leo con inquietud sobre una investigación de la periodista mexicana  de investigación Carmen Arístegui ha acusado de plagio al presidente de México, Enrique Peña Nieto, de casi el 30% de su tesis para obtener la licenciatura de Derecho. La periodista Aristegui en su portal AristeguiNoticias asegura que el Presidente plagió al menos a diez autores, que no fueron citados ni entrecomillados en su trabajo de fin de carrera.

En los casos recientes de plagio en tesis universitarias protagonizados por un miembro de un Gobierno, la apropiación de ideas ajenas ha sido motivo suficiente de dimisión o renuncia. El escándalo provocado por el robo académico pone fin a la carrera de altos cargos aún años después de su publicación, como ha sido el caso de Annette Schavan, exministra de educación en Alemania de Pal Schmitt, expresidente de Hungría. Otros casos como el del Presidente ruso, Vladimir Putin, que fue acusado en 2006 de plagiar su tesis doctoral sobre recursos naturales por los investigadores del Instituto Brookings de Washington, no tuvo ninguna repercusión en su momento. Las cosas de la democracia.

Es muy preocupante que estos días pasados, al hilo de la noticia sobre el plagio de Peña Nieto que seguro no tendrá repercusiones políticas, he leído en Twitter y otras redes sociales que es posible contratar a alguien que elabore una tesis en la universidad mexicana. Pagando, claro. Es alarmante.

Este artículo no va sobre plagio, que es un delito, naturalmente. Sino sobre la educación en México y la controvertida reforma educativa que está teniendo tantas consecuencias en materia de seguridad y orden público, según hemos visto en los medios de comunicación. La evaluación obligatoria de los docentes ha provocado fuertes enfrentamientos entre los docentes y las fuerzas de seguridad. La mayor oposición a la reforma ha venido de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), que durante meses sostiene un pulso contra el Gobierno sobre todo en los estados de Oaxaca y Michoacán, dos de los más pobres del país.

La aplicación de la ley acaba con el increíble reparto clientelar de plazas docentes, incluso hereditario, y es el escollo principal para las fuerzas sindicales que hasta ahora han controlado la educación en el sur de México, y que ven amenazada su poder. Estos grupos violentos han lanzado una ofensiva feroz: asalto de aeropuertos, bloqueo de carreteras y quema de oficinas electorales. Posteriormente han dirigido sus ataques a los opositores y maestros que se apartan de sus consignas. Estos incidentes han ocasionado muertes violentas.

Enrique Graue, Rector de la UNAM, la universidad más grande de Iberoamérica e icono del México ilustrado, considera insuficiente que la reforma esté concentrada en los procedimientos administrativos de contratación y supervisión de los profesores, siendo muy necesario. Graue pide una revisión integral del modelo educativo, que incluya las materias y los contenidos que se imparten en las aulas. México, con la mitad de su población sumida en la pobreza y que cuenta con una de las brechas de desigualdad de renta más grandes de la región, es el país que menos inversión pública dedica por número de estudiante en la OCDE, y cuenta uno de los índices más bajos en el índice de evaluación internacional PISA.

La educación es posiblemente el pilar más importante para el desarrollo de una nación. Si no se invierte en educación para la población, esta no progresará y la brecha de desigualdad aumentará. Actualmente sólo las élites mexicanas gozan de la capacidad de disfrutar de buena educación, tanto en el ámbito nacional, como en la mejores universidades norteamericanas.

La falta de educación lleva entre otras muchas cosas, al desconocimiento de los valores que hacen que un estado progrese, que sea realmente democrático. No puedo comprender como estos maestros están públicamente apoyados por líderes populistas como Andrés Manuel López Obrador, conocido con AMLO, quien parece desear mantener en la ignorancia a la población mexicana menos afortunada, negándoles el conocimiento y por tanto su desarrollo. ¿O será que es eso precisamente lo que él y otros como el desean para continuar medrando en la política?

Sin educación no hay desarrollo ni democracia. Precisamente las élites mexicanas tienen que comprometerse para que eso cambie, como hicieron las elites en Europa en su día, saliendo de su confortable burbuja de seguridad.  Han de elegir a gobernantes serios, ilustrados, que no plagien y que trabajen por el desarrollo de un estado geopolíticamente privilegiado, con recursos naturales que cualquier nación de la UE envidiaría, de una belleza inigualable y que merece estar entre los primeros del mundo.

La realidad del golpe en Turquía

Unknown

Acabo de regresar de mis merecidas vacaciones. En la prensa nada parece haber cambiado, siguen los mismo titulares sobre Trump, Daesh, y bajando a lo concreto, sobre mi país, España, que sigue vergonzosamente todavía con un presidente del gobierno en funciones. En los próximos días tocaré todos estos temas, así como le perseverancia en el error de Nicolás Maduro en Venezuela y los 90 años de Castro, que se me están haciendo interminables.

Pero hoy escribo sobre Turquía para que no se olvide lo que allí está ocurriendo, que es muy grave. El intento de golpe ha generado muchas dudas sobre la autoría real del mismo a la vista de las duras medidas autorizadas, de la depuración que se está produciendo en el país, el aumento de la represión, y el autoritarismo creciente de Erdogan que ha conseguido los máximos poderes.

Turquía es cada vez más un país profundamente dividido en torno al proyecto del presidente Erdogan de transformar al país, con muchas dudas sobre su compromiso con la democracia. Erdogan ha rechazado la herencia secular de la Turquía moderna y ha conseguido su objetivo de ser un presidente ejecutivo fuerte, con plenos poderes, tras fracaso del golpe, lo que no pudo conseguir anteriormente por medio de las instituciones de Turquía y que era una auténtica obsesión para él.

El Gobierno turco ha emitido cantidad de decretos tal y como le ha permitido la situación de estado de emergencia creada tras el golpe fallido, como la confiscación de bienes de los supuestos golpistas y aumentar los periodos de detención. También permite a las autoridades la potestad de prohibir o censurar publicaciones de prensa, radio, televisión y actuaciones culturales.

Según el diario turco Hürriyet, se han producido las incautaciones de bienes de los funcionarios sospechosos de pertenecer a la cofradía de Fetullah Gülen, el clérigo al que Ankara acusa de organizar el golpe, y han sido despedidos sin ningún tipo de compensación mientras que los simpatizantes han sido degradados en sus cargos. Se han cerrado escuelas, fundaciones y asociaciones vinculadas a Gülen. Una purga en toda regla contra los funcionarios que se ha extendido a la Judicatura, a los servicios secretos, la Educación y la oficina del primer ministro. Hasta el momento, más de 50.000 personas en todo el país han sido suspendidas de sueldo por su supuesta vinculación con Gülen.

Otra de las medidas que el Gobierno ha tomado por decreto es la ampliación de cuatro a 30 días del periodo de detención entes de ser llevado ante el juez. Amnistía Internacional (AI) asegura que hay pruebas creíbles de abusos y del uso de tortura en Turquía contra personas detenidas, incluidas violaciones, en centros oficiales y no oficiales en todo el país. Los presos se mantienen recluidos de forma arbitraria, según la información que ha obtenido la organización a través de varias personas que pidieron el anonimato por razones de seguridad. Además, con frecuencia no se les ha informado debidamente de los cargos de los que se les acusa, y se les ha negado que puedan verlos abogados y familiares, socavando su derecho a un juicio justo.

Tras estas alarmantes medidas se ha especulado mucho sobre la verdadera autoría del golpe. ¿Autogolpe? No parece que haya sido así ya que es muy difícil que Erdogan hubiera encontrado miles de oficiales dispuestos a tirar por la borda sus carreras y ser condenados a larguísimas penas de cárcel. Si parece probable que el gobierno poseyera con antelación información sobre el plan golpista ya que era un secreto a voces que el Ejército iba a ser purgado de militares opuestos a Erdogan.

Está comprobado que los servicios secretos captaron con anterioridad conversaciones entre militares y descubrieron los planes golpistas.  Entre los militares golpistas se cuentan varios grupos, desde seguidores de Gülen a militares decepcionados porque el Gobierno negociara la paz con el grupo armado kurdo PPK. Este hecho también provocó la enemistad de Gülen y Erdogan, antes íntimos amigos. Parece que la única cuestión que unía a los golpistas era el odio a Erdogan.  Se ha conocido que había preparada con antelación al golpe una lista de represaliados de la Administración, personas ligadas al movimiento gülenista, pero el hecho de tener que seguir los procedimientos judiciales pertinentes les había impedido actuar antes contra ellos.

Mi opinión es que se sabía del golpe y se dejó que se produjera, para de este modo poder tomar todas las medidas que no se pudieron tomar debido a las restricciones del sistema legal turco: depuración del ejército, las instituciones y de la administración. Refuerzo de los poderes de Erdogan como Presidente frente al Primer Ministro, limitación de los derechos constitucionales para suspender determinados medios de comunicación, y eventualmente, la reimplantación de la pena de muerte. Una involución democrática en toda regla. Como le gusta a Erdogan. Algunos países como Irán, Arabia Saudí o Rusia telefonearon al día siguiente del golpe para ofrecer su apoyo a Erdogan. Verdaderos ejemplos de liderazgo democrático.

España sin gobierno (III)

 

images
Llevamos en España con un gobierno en funciones desde las elecciones del 20 de diciembre de 2015, casi 8 meses. A la vista de la actitud negociadora de los principales partidos políticos, creo que seguiremos otros 6 meses más, ya que todo parece indicar que vamos camino de unas terceras elecciones.

A Mariano Rajoy, Presidente del Partido Popular, PP, lo quieren entre todos eliminar. Había dos alianzas para impedir que Rajoy fuera presidente; una formada por PSOE y Ciudadanos y una irreal alternativa de izquierdas.  Pablo Iglesias, líder del partido populista ´Podemos´ ha vuelto para recordarle a Pedro Sánchez que tiene la oportunidad histórica para que el inquilino del Palacio de la Moncloa no sean del PP. ‘Los números dan’, dice. Sánchez dice que asumirá una oposición constructiva aunque insiste en que su voto será no a Mariano Rajoy, a pesar de la petición expresa del expresidente del gobierno Felipe González, en una entrevista con el diario argentino Clarín, pidiendo al PSOE que se abstenga y permita gobernar a Rajoy.

Pero el PSOE está en la estrategia de desgastar políticamente a Rajoy negándole ninguna clase de apoyo, si siquiera una abstención que daría estabilidad a la nación y que posibilitaría la formación de gobierno. Teniendo en cuenta que el PSOE sacó los peores resultados de sus historia, no se entiende como persisten en esa actitud.

Respecto al partido centrista ´Ciudadanos´ no tenía yo ninguna fe en que su líder, Albert Rivera reconsiderara su errática estrategia de campaña, que le ha llevado a perder ocho escaños en la segunda vuelta de las elecciones generales del 26 de junio. Pero ese gesto de decir que iba a abstenerse en la investidura de Mariano Rajoy auguraba una cierta vuelta a la cordura. Desde aquella acertada decisión, Rivera no ha hecho más que dar palos de ciego, con una excepción, el apoyo a Ana Pastor para que saliera elegida presidente del Congreso. No hay nada más que leer la prensa para darse cuenta de que Rivera va de error en error. Pero mis presagios se confirman. Los medios de comunicación se ceban con ´Ciudadanos´ por sus declaraciones contradictorias, por la tomadura de pelo que suponen para los ciudadanos, y  por la inmadurez política de este partido y de sus dirigentes, que han dilapidado en tan poco tiempo el caudal de simpatía que había atesorado. Las absurdas declaraciones de  su portavoz, Juan Carlos Girauta, realizadas hoy en la radio, manifestando que si Rajoy no es el candidato Ciudadanos podría considerar el sí al PP en la investidura, y segundos después dice que no vetan a nadie. Todo esto me lleva a pensar que Ciudadanos se está inmolando poco a poco en la vida política. Ya me lo confirmó el otro día una amiga, que ha votado a Ciudadanos: “esto es intolerable, como haya terceras elecciones, yo ya voto al PP“.

El partido populista de extrema izquierda, ´Podemos´ perdió en la últimas elecciones del 26 de junio la oportunidad histórica de convertirse en una alternativa de poder. A los ojos del electorado ya es una nueva versión del Partido Comunista y eso nunca será una opción de poder en España. Si Hugo Chávez levantara la cabeza después de haber invertido tanto dinero en España, se volvería a morir del disgusto.

Hoy se reúnen Rajoy y Sánchez por primera vez desde que el Rey Felipe VI le encargase a Rajoy formar gobierno. El presidente del Gobierno tiene intención de entregar al líder del PSOE un nuevo documento programático con las coincidencias que hay entre las medidas del PP y las que se incluyeron en el pacto que firmaron los socialistas con Ciudadanos en febrero. Sería la base con la que empezar a negociar ya con el fin de llegar a tiempo para aprobar los Presupuestos Generales del Estado del próximo curso y los objetivos de consolidación fiscal que tiene que fijar la UE, y de paso, evitar la multa de la UE de 5.000 millones de € y la congelación de 1.100 millones en fondos si se llega al 15 de octubre sin Presupuestos.

Llegar al otoño sin Gobierno tendría un coste altísimo. Y no sólo económico. También supondría un gran daño para la imagen del España en el exterior. Es tan ridícula y disparatada la posibilidad de que tuviéramos que ir a la celebración de unas terceras elecciones que no se debería ni contemplar el escenario siquiera. Y los propios dirigentes políticos han dejado claro su compromiso para evitarlo. Ahora toca pasar de las declaraciones de intenciones a los hechos. Los dirigentes de los partidos constitucionalistas comprometidos con la gobernabilidad (Podemos se ha autoexcluido) deben actuar con máxima seriedad y dejarse de cálculos políticos y de manobras de desgaste del contrario. Lo que está en juego es muchísimo más importante que la lucha partidista.

Lo más extraño de todo es lo que dice la gente bien informada: ‘Habrá fumata blanca porque unas nuevas elecciones darían una mayoría amplia a Rajoy’.